jueves, 15 de mayo de 2014

Consumada la alianza FPV y el PRO.... La ESMA como prenda



Desde los palcos miembros de organismos de derechos humanos no pudieron contener la ira ante la maniobra política entre el FPV y el PRO, mediante la cuál no sólo se deja en manos de un gobierno la gestión de los centros clandestinos de detención y exterminio, eliminando así la participación y responsabilidad de las organizaciones que luchan por la pervivencia de la memoria sin partidismo ni sectarismo ni maniobras políticas. 


Carlos “el Sueco” Lordkipanidse ex detenido de la ESMA , y miembro de la AEDD, no dejó en ningún momento de interpelar la manipulación gubernamental de los sitios de memoria y la dejación y desidia y hacia todos aquellos que no adhieran a las pautas del proyecto x.... perdón : proyecto k.


Como ocurrió la semana pasada en la Legislatura porteña, el proyecto que aprueba el traspaso de la ciudad de Buenos Aires a la Nación de los ex centros clandestinos de detención se convirtió en ley con los votos del oficialismo y de Pro. El resto de las bancadas votó en contra. Fue después de un debate acalorado sobre la política de derechos humanos del Gobierno, que incluyó denuncias de un pacto entre los gobiernos nacional y porteño, peleas a los gritos entre los diputados y reclamos encendidos del público ubicado en las galerías.

La principal objeción al proyecto, que incluso había hecho que los legisladores porteños kirchneristas Gabriela Cerruti y Pablo Ferreyra quitaran su apoyo a la iniciativa, es que la gestión de los ex centros clandestinos de detención, en particular uno de los edificios del predio de la ex ESMA, dejarán de estar a cargo del Instituto Espacio para la Memoria (IEM). Es un organismo al que el gobierno porteño había delegado la administración de esos espacios y que integran entidades de derechos humanos enfrentadas al gobierno nacional, como Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y la Serpaj, de Adolfo Pérez Esquivel.

Esos organismos sostienen que el gobierno nacional quiere arrebatarle al IEM el control de los ex centros de detención porque es una organización autónoma que no se subordina a los dictados de la Casa Rosada. Aseguran que la pelea empezó cuando ellos se negaron a que se instalara un "museo electrónico" en el Casino de Oficiales, el edificio de la ex ESMA donde se perpetraron la mayoría de los crímenes. 

El debate comenzó a tensionarse cuando la legisladora de Libres del Sur fustigó el convenio entre el Gobierno nacional y el porteño, al denunciar la intención del Ejecutivo de “hacer desaparecer” el Instituto Espacio para la memoria (IEM).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada