jueves, 16 de mayo de 2013

Un grupo comando destruyó el auto de la hermana de un desaparecido, luego que ella testimoniara

Tras la operación, que fue perfectamente sincronizada, los desconocidos le gritaron: “Ya te lo vamos a devolver”. Se trata de la familiar de Julio César Salomón, en cuya causa por violación a DD.HH. están condenados Musa Azar Curi, Tomás Garbi, Ramiro López Veloso y Eduardo Baudano.

Sara Sahide Salomón, hermana del desaparecido Julio César “Lito” Salomón, denunció en la Justicia Federal la destrucción del automóvil particular por parte de sujetos que actuaron como un grupo comando y quienes además profirieron una burla a la víctima: “Ya te lo vamos a devolver”, cuando se escapaban en un automóvil gris.
Estos datos fueron aportados por la víctima en la denuncia por la cual se abrió una investigación en el fuero federal. Así lo señalaron fuentes judiciales, quienes agregaron que está próximos a dar con el paradero de los atacantes.
Además, se dispuso la participación del Programa de Protección de víctimas y testigos de delitos de lesa humanidad, para garantizar la seguridad de Salomón.
El ataque se produjo la semana pasada, cuando la mujer se hallaba en el domicilio de su madre, en el barrio Jorge Newbery. Era de noche y escuchó fuertes ruidos. Al salir se dio con que su automóvil había sido destruido y vio que los presuntos atacantes se escapaban en un auto, pero no pudo individualizarlos.

El caso por el crimen de Julio César Salomón fue uno de los que se ventiló en el juicio de la Megacausa de Derechos Humanos. Por este hecho, el tribunal condenó a prisión perpetua a Musa Azar Curi, ex jefe de la “Side” local que funcionó como base de operaciones de los grupos de tareas represivos, y como centro clandestino de detención.
También su segundo por aquel entonces, Miguel Tomás Garbi, y Ramiro López Veloso, otro ex funcionario de la “Side”. Además, fue condenado, pero por un delito menor dentro de este hecho, el ex policía Eduardo Baudano (violación de domicilio y allanamiento ilegal). Garbi y López Veloso cumplen condena en la cárcel de Colonia Pinto, en tanto que Baudano obtuvo la prisión domiciliaria y Azar Curi sigue en el Hospital Regional en un sector apartado, y con salidas transitorias autorizadas por las autoridades judiciales.
Salomón fue secuestrado en la madrugada del 24 de marzo de 1976, el día del golpe de Estado militar, en un operativo policial que estuvo comandado por Azar Curi. Luego, fue trasladado a la Side. Días después, Jorge Salomón (padre) y Sara Sahide, que se hallaban detenidos en una dependencia policial, fueron obligados a firmar bajo amenazas, que “Lito” se escapó desde su lugar de detención en la Escuela de Policía, aunque se trató de una puesta en escena, tal como quedó comprobado durante el juicio.

Organismos vinculan el ataque con condenados
Los organismos de derechos humanos locales manifestaron el repudio al ataque sufrido por Sara Sahide Salomón y lo vincularon a los represores que fueron condenados por delitos de lesa humanidad en la provincia.
“Queremos que se investigue este hecho y que se proteja a quienes han sido víctimas, porque evidentemente se trató de un amedrentamiento y una venganza”, manifestó Luis Garay, titular del Instituto Espacio de la Memoria e integrante de la Asociación por la Memoria, la Verdad y la Justicia.
Señaló que las víctimas que han sufrido estos hechos de violencia, han sido elegidas: “El testimonio de Sara Sahide ha sido importante.
Esto no solamente está enfocado a la persona, sino al resto de los testigos y víctimas. Buscan aterrorizar, son viejas prácticas, no sé quiénes son, pero sabemos que son de un sector de los condenados e imputados”, consideró Garay.
"Por eso exigimos cárcel común para represores"
Sara Sahide Salomón ya había sufrido otros dos atentados contra su vehículo. Así lo reveló la abogada Julia Aignasse, que fue querellante en los juicios Kamenetzky y Megacausa, y que sostuvo que ante estos hechos, “exigimos cárcel común para los represores” que fueron condenados y que no están en prisión.
“Estoy segura de que el grupo que atacó está muy cerca de ellos y actúan con impunidad. Esto es un peligro”, advirtió la letrada.
“Sé que es gente mandada por ellos y existe otro grupo que está formado por familiares, La Aguja, que son jóvenes que está haciendo estos desmanes”, ahondó y mencionó que por razones de seguridad, el local de la Asociación por la Memoria y la Verdad, donde desempeña su labor, cuenta con seguridad de la Policía Federal.
“Esto es grave para todos”, manifestó Aignasse en diálogo con EL LIBERAL.

Sin domiciliaria
“En ningún momento hemos estado de acuerdo con las domiciliarias, ni con el cumplimiento de condena en otro lugar que no sea una cárcel”, sostuvo Aignasse y puso de relieve que esta postura, los organismos se la hicieron saber a los miembros del Tribunal Oral Federal.
Toda la familia, hasta un bebé, fue detenida
Un hecho que llamó la atención de este caso, fue que en el operativo, se actuó con violencia y que se llevaron detenidos a todos los que se encontraban en la casa: Jorge Moisés Salomón, María Lorenza Gómez de Salomón, sus hijos Julio César, Sara Sahide y Rubén, un bebé de nueve meses de edad que estaban criando y a la empleada doméstica, una chica a la que se la vinculó como espía de la “Side”, ya que había ingresado a trabajar ese día.l

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada