lunes, 5 de octubre de 2015

La Iglesia de la Dictadura

A Eugenio Zitelli le llegó la justicia terrenal

El ex capellán de la Policía de Rosario será el primer miembro de la Iglesia procesado por delitos de lesa humanidad que será sometido a juicio oral en la provincia. Fue integrante activo de la patota de Feced en el Servicio de Informaciones y justificó la tortura como método de obtención de información.

– Padre, acá además de gente torturada llega gente violada y no importa la edad. Mi suegra de 54 años fue violada y también chicas de 16 años.

– Un momento, la tortura es aceptable porque estamos en guerra y es una forma de obtener información, pero las violaciones habíamos acordado que no porque están en contra de la moral ¿Usted me autoriza a decírselo al Arzobispo?

– Se lo exijo.

Este fue el diálogo entre María Inés Luchetti de Bettanin, mientras estaba detenida en plena dictadura cívico militar en el Servicio de Informaciones (SI) de Dorrego y San Lorenzo, con Eugenio Zitelli, capellán de la Policía de Rosario, ocasión en la que era miembro activo de la patota del represor Carlos Feced.

María Inés fue secuestrada en enero de 1977 y, como muchas otras detenidas, había pedido un confesor para poder canalizar a través de la fe y la religión el duro momento que estaba viviendo. Desde 1984 viene denunciando el accionar del ex capellán en este Centro Clandestino de Detención (CCD) y su colaboración con las fuerzas represivas. Bettanin hoy es parte querellante en la causa donde Zitelli está procesado por asociación ilícita y privación ilegítima de la libertad, mediando violencia y amenazas, por 14 víctimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada